En 2018 el comercio electrónico se disparó en España un 27,2%, superando los 9.300 millones de euros, según los datos ofrecidos por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Las agencias de viajes, operadores turísticos y aerolíneas fueron los sectores que más facturaron. Pero el e-Commerce no es solo cosa de grandes empresas; las Pymes tienen mucho que decir al respecto.

Con estos datos, ya es una realidad que en internet se puede comprar de todo, pero también de todos. A un solo click tenemos a nuestro alcance tanto los productos de grandes marcas como los de la tienda del barrio. Y, aunque parezca mentira, unos y otros cuentan con las mismas oportunidades.

Cinco claves para que nuestra e-Commerce funcione

  • Cumplir con lo que se oferta. Lo primero es asegurarnos de que todo lo ofertado lo tenemos en stock. A partir de ahí, debemos cumplir con cada uno de los detalles, ya sea una oferta, envolver el producto si le hemos ofrecido dicha opción al cliente y este ha aceptado o el tiempo estimado de envío.
  • Mantener al cliente siempre informado. Es un gesto, a priori, simple a la par que efectivo. Se trata de enviarle un correo cuando el producto esté enviado y con el plazo previsto de entrega. Si ocurriera algún problema con la empresa de transporte, por ejemplo, con más motivo se debe informar al cliente para que esté al corriente de lo sucedido.
  • Ten detalles con tus clientes. Lo más importante es que el usuario esté satisfecho, pero si además podemos conseguir que muestre su buena experiencia con nosotros, mejor que mejor. Por ejemplo, puedes adjuntar una tarjeta al paquete en la que se le indique que si menciona a tu empresa o sube una foto en redes del artículo en la próxima compra obtendrá un porcentaje de descuento. ¡Pequeñas ideas que suman!
  • Si hay algún fallo, subsánalo. Todos cometemos errores, somos humanos. Normalmente, en el comercio electrónico no suele haber grandes problemas, pero si alguna vez cometemos un error o el producto no ha llegado cómo debía hacerlo, no busques excusas, sino soluciones. Un pequeño detalle con el cliente hará que cambie para bien su opinión y que, incluso, quiera compartir su experiencia en redes sociales, creando así una marca de confianza y cercanía.
  • Diseño mobile first. No te olvides de que la mayoría de usuarios navegan desde sus móviles. Por lo tanto, la página debe estar configurada para que se pueda comprar con total facilidad desde cualquier sitio y, si puede ser con un solo click, aún mejor.

 

Otros artículos de interés

 

Imagen relacionada          Resultado de imagen de instagram            Resultado de imagen de twitter